Una BARRA metálica le ATRAVESÓ la CABEZA y SOBREVIVIÓ

Este caso de P.Cage (1823-1860), es uno de los primeros casos documentados de daño cerebral y, por tanto, histórico en el estudio de las bases biológicas del comportamiento.
Cage fue un obrero de ferrocarriles que en 1848, sufrió un grave accidente que le causó importantes daños en el cerebro, específicamente en la parte del lóbulo frontal. Los daños le fueron causados como consecuencia de una explosión que provocó que una barra metálica saliese disparada atravesando el cráneo de Cage para acabar finalmente a 30 metros de distancia.

La barra metálica tenía una longitud de metro y medio y un diámetro de más de 3 cm. Por lo que como puedes imaginar no es precisamente pequeña. Esa barra metálica atravesó la cabeza de Cage, entró por si mejilla izquierda y salió por la parte superior atravesando la corteza cerebral anterior.

Lo sorprendente de este caso es que Cage sobrevivió al accidente y más sorprendente aún, fue que se mantuviese consciente en todo momento. Los que presenciaron el accidente comentaron además que Cage fue capaz de hablar y caminar a los pocos minutos después del percance.

Foto real del accidente de P.cage de daños cerebrales al que le atravesó la cabeza una barra metálica

Meses después, Cage se recuperó y volvió a su puesto de trabajo, sin embargo, aquellos compañeros de trabajo con los que se relacionaba notaron que las cosas no iban bien ya que notaron un importante cambio en su personalidad y conducta.
El movimiento y el habla no se vieron afectados ni en el momento del accidente ni después, pero pasó de ser una persona respetuosa y sensible a ser maleducada y grosera que, además, mostraba conductas desinhibidas, impulsivas e imprudentes.
El accidente por tanto provocó en Cage alteraciones conductuales incontrolados aunque a priori podía parecer la misma persona que había sido siempre.

Como conclusión final podemos determinar que si se puede vivir con la falta de ciertas partes del cerebro muy concretas, pero la calidad de vida disminuye por el simple hecho de que otras facultades se ven afectadas como las cognitivas, sociales etc… Además en el caso de Cage solo vivió 12 años más después del accidente por lo que no se sabe si este accidente también repercutió en su longevidad.

Desafortunadamente Cage no eligió que le ocurriera el accidente, sin embargo supuso un gran avance para el estudio de la Neurociencia y estructuras cerebrales, por lo que hoy en día tenemos más conocimiento en relación a cómo las lesiones cerebrales causan variaciones en el comportamiento y otras areas que en un principio no se pueden percibir a simple vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *