Autoconcepto

Tipos de AUTOCONCEPTO o REPRESENTACIONES MENTALES del YO

En primer lugar para definir los distiontos tipos de autoconcepto o tambien denominado como representaciones mentales del yo, debemos saber que es el autoconcepto.


La definición del autoconcepto sería la siguiente: El autoconcepto es un conjunto de autoesquemas (Información que tenemos de nosotros mismos) las cuales se organizan de determinada forma para establecer una imagen de nosotros mismos. Esa forma determinada de organización vendrá dada en función de la jerarquía de importancia del conjunto de autoesquemas.


Por este motivo el autoconcepto se define como multidimensional, ya que esta compuesto por múltiples autoesquemas, y jerarquico, ya que no todos los autoesquemas del autoconcepto tienen la misma importancia para el individuo.

Ahora que ya sabemos que es el autoconcepto (Imagen que tenemos de nosotros mismos), podemos identificar los tipos de autoconceptos y las teorías relacionadas a estos. Los distintos tipos de autoconcepto son diferentes formas de almacenar la información y de representarla mentalmente para nosotros. Existen los siguientes:

1.Yo real:
El yo real es la representación mental de ti mismo en el presente, es decir, es la imagen mental que tienes de ti mismo en este momento. Por ejemplo: Te consideras alto, extrovertido, inteligente, con los ojos marrones…

2.Yo ideal:
Es el yo que nos gustaría ser o que les gustaría a las personas las cuales consideramos importantes para nosotros que fuesemos. Por ejemplo: Me gustaría ser piloto de avión y tener dinero, una familia y una casa con jardín…

3.Yo responsable:
Es el yo el cual deberíamos de ser o que las personas importantes para nosotros consideran que deberíamos de ser. Por ejemplo: Deberíamos de ser buen hijo, tener el título universitario, hablar idiomas…

Estos son los tres tipos del yo o autoconcepto los cuales estan estrechamente relacionados entre sí y a partir de donde se genera la teoría de la autodiscrepancia y la teoría de las metas regulatorias tan sorprendentes.

TEORÍA DE LA AUTODISCREPANCIA:

La teoría de la autodiscrepancia determina que cuando el yo real difiere de el yo ideal y del yo respondable se genera un malestar psicológico, es decir, cuando existe una discrepancia entre los distintos yo respecto al yo real nos sentimos mal.
Esta teória determina lo siguiente: Cuando existe una discrepancia entre el yo real y el yo ideal, se generan sentimientos de frustración, desánimo y tristeza. Esto se debe a que nuestra situación actual es muy diferente a la que nos gustaría que fuera.
Por otro lado, la discrepancia entre el autoconcepto real o yo ideal o el autoconcepto responsable o yo responsable, se genera sentimientos de verguenza, culpa y estrés. Esto se debe a que no estamos actuando de la forma correcta o la que consideramos que es responsable en nuestra situación vital. Por ejemplo cuando tienes un examen pero procrastinas y no estudias.

El grado de malestar cuando se produce discrepancia entre los distintos yo, dependerá de si existe mucha discrepancia o poca, ya que si es poca es posible que podamos justificarnos cognitivamente y no generar ese malestar psicológico.
A partir de esta teoría sale la siguiente: Teoría de las metas regulatorias.

Teoría de las metas regulatorias:
Esta teoría se basa en la idea de que cuando se produce la discrepancia entre los distintos yo que hemos mencionado anteriormente, buscamos formas para reducir esa discrepancia debido a la incomodidad de ese malestar psicológico.
Principalmente se utulizan dos metodos distintos, uno llamado prevención y otro llamado promoción. Se usará uno u otro en función del grado de discrepancia y malestar psicológico.

El método de prevención consiste en la idea de «permanecer estáticos», es decir, en no buscar cambiar nuestras conductas o actividades debido a que el grado de discrepancia entre los autoconceptos es mínimo. Por lo tanto evitaremos el riesgo ya que nos sentimos bien debido a que hay un bajo nivel de discrepancia por lo que no nos arriesgaremos cambiando nuestras conductas ni metas ya que puede ocurrir que la discrepancia y el malestar psicológico aumenten.

El método de Promoción es todo lo contrario, consiste en cambiar tanto metas como conductas debido a que el grado de discrepancia es alto o lo suficientemente alto como para provocar un malestar psicológico desagradable, poniendo en juego nuestra autoestima ya que se verá afectada al no cumplir tanto nuestro yo ideal como el responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *