¿Qué es la ANSIEDAD? ¿MALA o BUENA?

Primero de todo debemos saber que es la ansiedad para determinar si es algo bueno o malo. Bien, la ansiedad es un estado emocional al igual que la felicidad, la tristeza o la ira cuya función principal es alertar al organismo de que el individuo se encuentra en una situación de amenaza o peligro.


Ante esa situación de alarma, entra en juego el sistema nervioso central y el sistema dopaminérgico. ¿Y de que se encarga cada uno? en resumidas cuentas, el sistema nervioso central es el que se encarga de decirle a nuestro cuerpo que estamos ante un peligro y el sistema dopaminérgico se encarga de segregar una serie de sustancias en el cuerpo para llevar una respuesta ante el peligro de forma más eficaz. Como por ejemplo cuando se segrega adrenalina en una pelea.


Por lo tanto la ansiedad en su funcionamiento normal es buena ya que nos ayuda a preservar nuestra integridad física ante situaciones que nuestro cuerpo puede considerar peligrosas.
Pero es cierto que existe ansiedad que si es negativa para el individuo y se trata cuando se produce alguna alteración en la cadena de peligro, alertar al cuerpo a través del sistema nervioso y segregar sustancias gracias a el sistema dopaminérgico.

Por esta razón la ansiedad puede ser tanto buena como mala. Buena si se reproduce de forma normal siguiendo la cadena de acontecimientos mencionada y mala si no es así y esa cadena se altera. Por este motivo debemos diferenciar entre la ansiedad normal y la ansiedad patológica.


Ansiedad normal

La ansiedad normal es aquella la cual aparece como una función adaptativa y de supervivencia ante los peligros de nuestro entorno para preservar nuestra integridad física y mantenernos con vida.

Ansiedad patológica

La ansiedad patológica es aquella la cual aparece de forma exagerada y no proporcional ante un estimulo de peligro, además suele mantenerse durante un tiempo prolongado, incluso cuando el peligro que la causo ya es inexistente, lo que disminuye la calidad de vida del individuo afectando en otras areas importantes como son las relaciones sociales, laborales y actividades cotidianas. Además de que es perjudicial para la salud ya que nuestro organismo no esta preparado para estar en alerta durante un tiempo muy prolongado.
Entre los trastornos que provoca la ansiedad patológica nos podemos encontrar: Las fobias, trastorno obsesivo compulsivo, agorafobia, trastorno de ansiedad generalizado, trastorno de ansiedad social… etc.

Por lo tanto para que quede claro, la diferencia principal entre la ansiedad normal y la patológica, es que esta última aparece de forma no proporcional cualitativa y cuantitativamente, en tiempo, duración e intensidad. Y además que no aparece de forma esporádica si no que es algo habitual en nuestras vidas, ya que si no se podría confundir con un cuadro agudo de ansiedad que no es lo mismo a la ansiedad patológica.


Síntomas de la ansiedad

Estos síntomas que voy a mencionar a continuación son provocados principalmente por la ansiedad patológica. Estos sintomas afectan tanto al plano físico como psicológico del individuo.

  • Síntomas físicos:
    • Sudoración, sequedad de boca, mareo, inestabilidad.
    • Temblores, tensión muscular.
    • Palpitaciones, taquicardias.
    • Disnea(falta de aire).
    • Náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento.
    • Problemas de apetito sexual.
  • Síntomas psicológicos:
    • Preocupación, Sensación de agobio.
    • Miedo a perder el control, a volverse loco o sensación de muerte inminente.
    • Dificultad de concentración, sensación de pérdida de memoria.
    • Inquietud, irritabilidad, desasosiego.
    • Inhibición o bloqueo psicomotor
    • Obsesiones o compulsiones.

Los síntomas mencionados interactúan entre ellos, es decir hay síntomas que aumentan otros o síntomas psicológicos que producen síntomas físicos y viceversa.
Es importante que acudas a un especialista titulado para determinar que grado de ansiedad tienes y que tipo es para así evitar que se agrave y que por tanto tu salud se vea mermada.
Los especialistas te podrán dar pautas para disminuir o disipar la ansiedad patológica que puedas padecer.


¿Cómo disminuir la ansiedad o hacer que desaparezca?

Dependiendo del paciente se pueden utilizar dos métodos distintos aunque estos también pueden ser complementarios, es decir los dos usados al mismo tiempo. Como norma general a no ser que tengas alguna enfermedad mental con carácter psiquiátrico, podemos determinar que la forma más sencilla de acabar con la ansiedad es a través de la terapia cognitiva-conductual, es decir, acudiendo a un psicólogo, el cual te dará pautas para reducir la ansiedad.

Entre ellas nos podemos encontrar desde intentar evitar aquellas situaciones las cuales producen esa ansiedad exagerada en ti, hasta afrontarlas de forma racional intentando llegar a una conclusión del porqué esa situación concreta no tendría porque causarte ansiedad. Esta segunda opción es la más utilizada por los psicólogos ya que evitar el problema no suele ser una solución producente a largo tiempo, debido a que tu vida se verá privada de situaciones que no tendrían porque.

La segunda opción y como complemento a la terapia de un psicólogo pueden ser los ansiolíticos y antidepresivos, pero esto se suele utilizar en casos más extremos donde la vida del paciente pueda estar en riesgo.

Por lo tanto, como conclusión general, la mejor forma para acabar con la ansiedad es acudiendo a un especialista ya que es difícil generalizar en las soluciones de los pacientes, porque es obvio que las circunstancias que desencadenan la ansiedad de un individuo pueden variar mucho. Y recuerda que la salud mental es muy importante, igual que la física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *