Los 5 MOTIVOS UNIVERSALES para VIVIR en SOCIEDAD

La psicóloga social Susan Fiske, propone 5 motivos sociales universales, es decir, los cinco motivos que nos impulsan a vivir en grupo y funcionar de forma adecuada en las relaciones.
Estos motivos, que describen el significado de vivir en sociedad, son producto de la evolución de nuestra especie, que por selección natural se ha determinado que son positivos tanto para el individuo como para todo el conjunto.

  • Los motivos son los siguientes: ¿Porqué vivir en sociedad?
    • Pertenencia: Pertenecer a un grupo aumenta la probabilidad de sobrevivir ya que ante un problema (Comida, peligro, enfermedad…) habrá otros individuos que puedan ayudarte ya que cuando a ellos les pase esperaran lo mismo de ti.
    • Comprensión compartida: Se trata de ver el mundo de una forma común (Por ejemplo la empatía que nos hace ayudar a los mas necesitados, entender que hacer daño a otra persona esta mal…)
    • Control: Este motivo se basa en que a veces debemos sacrificar beneficios puntuales individuales (Control de la conducta) porque sabemos que a cambio en un futuro cercano o no recibiremos algo a cambio.
    • Potenciación personal: Es la necesidad de sentirnos especiales, es decir, tener la aprobación del grupo de que somos un elemento importante para este lo que nos trae autoestima, realización y buena percepción de nosotros mismos.
    • Confianza: Sentirse a gusto con el grupo. Esto hace que seamos más adaptables y abiertos a otras situaciones sociales, lo que significa un aumento de la confianza para socializar ya que pertenecemos a un grupo que nos reconoce nuestro valor y por tanto nos sentimos confiados y válidos para pertenecer a otro.

Como contraposición te voy a explicar la naturaleza dual de las tendencias sociales humanas, es decir, sabemos que socializar es positivo para todos pero a la vez algunas veces lo impedimos de forma consciente o inconsciente:

-Necesitamos sentirnos aceptados por los demás pero al mismo tiempo somos capaces de rechazar a otros.
-Tendemos a favorecer a los miembros de nuestro grupo y a discriminar a los otros grupos de manera no objetiva.
-Intentamos persuadir a los demás y a la vez nos dejamos influir por otros.
-La empatía puede fomentar la conducta de ayuda pero también facilita la manipulación.

Y así existe muchos ejemplos de como a la vez de ser seres sociales rechazamos socializar (Por ejemplo gente que decide vivir al margen de la sociedad o vivir alejado de la sociedad) en determinadas ocasiones por diferentes motivos. Esto no quiere decir que sea precisamente malo ya que a veces no socializar con determinadas personas o grupos nos puede beneficiar. Pero la idea es que existe una dualidad la cual nos empuja a socializar y otra que nos indica lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *