La MEJOR forma de CAMBIAR tu CONDUCTA

La caja de Skinner es el instrumento que diseñó el científico B. F. Skinner, con el objetivo de estudiar el condicionamiento instrumental, es decir, una técnica para enseñar conductas y comportamientos, en concreto comportamientos y conductas humanas.

Esta técnica se basa en recompensar la conducta que queremos que se aprenda. La recompensa puede ser (Tanto para obtener algo beneficioso como para eliminar una situación perjudicial), por lo tanto al obtener algo positivo, nuestro cerebro lo asocia con la conducta y será mas probable que se mantenga a lo largo del tiempo.
Esta explicación da a entender muchas situaciones del comportamiento humano (Por ejemplo: Comportamiento social, conducta prosocial…) ya que determina como actuamos para obtener un beneficio propio o para nuestro entorno afectivo.

Esto asegura que el reforzamiento de una conducta, aumenta la probabilidad de repetición. Es decir, si realizamos una conducta que nos da un beneficio en cualquier aspecto que nosotros consideremos importante es probable que esa conducta se vuelva a repetir.
Por este motivo es tan importante reconocer y apoyar a nuestros hijos con aquellas conductas positivas (conductas buenas) ya que será mas probable que esa conducta se repita. Pero esto no solo ocurre con los niños, ocurre con absolutamente todos los individuos (humanos) de la tierra, por el simple motivo de que nuestra supervivencia siempre quiere obtener beneficio de su entorno de la forma que requiera menos esfuerzo y en la que tengamos una gran recompensa.

Ejemplos de conducta operante


Algunos ejemplos de esta teoría de recompensa de conducta pueden ser los siguientes: Si una persona quiere dejar de fumar, es muy difícil hacerlo sin una recompensa o motivación extra, por lo tanto existe mas probabilidad de éxito (dejar de fumar) si nos recompensamos de alguna forma cada vez que tengamos ganas de fumar y no lo hagamos. En este ejemplo la conducta sería no fumar y por tanto para que exista más probabilidad de que se repita esa conducta debe ser recompensada con otra cosa.
De este modo con el tiempo se ira modelando tu conducta hasta que el fumar ya no sea algo imprescindible.

Este es un mero ejemplo pero puede ser aplicable a todas las conductas que consideras que deberías tener para que tu vida fuese en mejor dirección (Por ejemplo conductas agresivas, descontroladas o impulsivas). Y el primer principio es tener la intención de cambiar.

Este estudio pone de manifiesto que el aprendizaje implica plasticidad sináptica, es decir, que nuestras conexiones neuronales cambian tanto en la forma de su estructura como en la bioquímica relacionada en ella.
El cerebro es un órgano muy moldeable por lo tanto el aprendizaje es crucial en los individuos de temprana edad para desarrollar una estructura más desarrollada y correcta. Aunque también es aplicable con todas las edades ya que la modificación de la estructura es menor pero existente.

Experimento de la caja de Skinner

Las conclusiones de las que hemos hablado anteriormente para cambiar y mejorar la conducta parten de este experimento (A través del comportamiento animal, en este caso roedores):

La caja de Skinner, consiste en su diseño más básico, en una jaula que cuenta con una palanca (A). Cuando esa palanca es accionada por un animal (En este caso una rata), un dispensador automático le administra una dosis de alimento. En esa misma jaula también hay una palanca (B) que acaba con una situación aversiva, en este caso una descarga eléctrica. Como consecuencia de las recompensas (Comida y no recibir mas descargas) obtenidas por una conducta (Bajar la palanca), el animal aprende y modifica su comportamiento de forma que cuando tiene hambre aprende a bajar la palanca que le da de comer y cuando ya esta saciado, aprende a bajar la palanca de las descargas para eliminar esa situación adversa.

Por tanto como puedes ver una conducta recompensada, es aprendida y además aplicada a lo largo del tiempo, ya que le produce beneficios para su supervivencia y bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *